El club azulgrana provisionó 90 millones en el ejercicio 2020-21 por litigios abiertos y en el actual recuperará unos 55 ‘kilos’ tras el pacto extrajudicial de julio con el delantero brasileño cerrando sus demandas de forma amistosa

Horizontal

En la rueda de prensa que dio hace dos semanas, Joan Laporta, presidente del FC Barcelona, anunció que de los 1.350 millones de euros de deuda en el desglose había 90 ‘kilos’ por litigios aunque no especificó por qué casos abiertos. Según 2Playbook, portal especializado en economía en el deporte, la junta provisionó esa cantidad como pérdida del ejercicio 2020-21, el último en parte de Josep Maria Bartomeu (sólo estuvo en el cargo del 1 de julio al 27 de octubre), elevando hasta 481 los números negativos del mismo.

De esta forma, tras el pacto extrajudicial anunciado el pasado 26 de julio entre el Barça y Neymar para resolver todos los casos pendientes “de forma amistosa” permitirá que el club azulgrana pueda liberar el próximo ejercicio más de la mitad de los 90 millones. Serán casi 55 millones la cifra que se contará en la partida de ingresos.

Neymar renunció a la reclamación de unos 54 millones por la prima de renovación no cobrada al irse al PSG en 2017 antes de finalizar su nuevo contrato con el Barça hasta 2021 a la par que el club azulgrana renunció a recuperar 16,7 ‘kilos’. Laporta aseguró que había pocas posibilidades de que las cuatro demandas cruzadas con Neymar, tres de ellas laborales, fueran exitosas para el Barça.